C.T.I. Don Bosco Calama, ejemplo de valor compartido, avanza a pasos agigantados

 Calama 240x160

Asociación de Industriales de Antofagasta, AIA, reafirma compromiso con el desarrollo del capital humano de nuestras comunidades y su aporte al crecimiento de las empresas: nuevas obras del establecimiento educacional técnico profesional, gratuito, bilingüe y mixto entran en fase clave. 

 

Sobre tierra firme, bajo un cielo despejado y a continuación de los pabellones existentes, un 45% de avance global es lo que presenta, a la fecha, la construcción de la tercera etapa del Colegio Técnico Industrial Don Bosco Calama, obras de 2.185,66 metros cuadrados, que albergarán a los talleres de Mantenimiento Electromecánico, Electricidad Industrial y Explotación Minera, edificación que se suma a las instalaciones ya inauguradas en 2016 y 2017 y que son posibles, gracias a los aportes de Codelco, Minera El Abra, SQM y la AIA.

 

Marko Razmilic, presidente de la Asociación, gremio que junto al Arzobispado de Antofagasta conforman la Fundación Educacional Región de la Minería, la cual impulsa el proyecto educativo, indicó que “apoyando la formación de los técnicos, las empresas se comprometen con el crecimiento de las comunidades y la sustentabilidad de la región y el país”.

 

En este sentido, las nuevas obras, cuya inversión llega a los 3 millones de dólares, junto con contemplar todas las especificaciones técnicas para el buen desarrollo de los talleres, consideran, además, accesos y espacios adecuados para personas con discapacidad, donde resaltan un ascensor, servicios sanitarios, estacionamientos y salas de reuniones para profesores.

 

Para el padre director del CTI Don Bosco Calama, Julio Orrego, la construcción del establecimiento es un gran aporte a la comunidad, considerando que el 78% de los matriculados posee vulnerabilidad socioeconómica. “Todas aquellas empresas que nos apoyan y que quieran sumarse es importante que piensen en el capital humano técnico que el sector requiere, ya que si los jóvenes no poseen opciones de formación calificada, no podrán responder a los requerimientos que la industria y la minería necesitan”, concluyó el sacerdote. 

 

Datos.

La primera etapa se inauguró, en marzo de 2016. En la ocasión, se dieron paso a los niveles de 7º básico, 8º básico y 1º medio, con  una matrícula de  480 alumnas y alumnos. 

 

Hasta 2017, el número de inscritos llegaba a 700 estudiantes, (37% mujeres). Se espera que, en 2018, la cifra de alumnos y alumnas llegue a más de 850. 

 

El colegio entrega enseñanza teórico- práctica, con alianzas como el convenio “Empresa- Colegio”, el cual ha permitido visitas técnicas a Chuquicamata, El Abra y RT o charlas con ejecutivos de distintas compañías. 

 

Futuro

El establecimiento técnico profesional, mixto, bilingüe y gratuito -en su pleno funcionamiento- contará con una matrícula de 1.860 alumnos, desde kinder a 4º medio. En total, implicará una inversión de más de 22 millones de dólares.