Consenso regional para el progreso social

Columna de opinión de Fernando Cortez, gerente general AIA, publicada en El Mercurio de Antofagasta.

En el contexto de la urgente necesidad de un amplio acuerdo político social nacional que responda a las necesidades no satisfechas de vastos sectores sociales de nuestro país y, que se han manifestado con repentina masividad y claridad en los últimos días, nuestra Región de Antofagasta debe contribuir a lo que serán estas nuevas prioridades nacionales construyendo y representando desde nuestro nivel regional sus específicas prioridades.

La Región de Antofagasta debe asumir este complejo y desafiante escenario bajo una óptica positiva, todos los actores regionales, transversalmente, debemos escuchar y aprovechar esta voz ciudadana como una oportunidad para dar un salto estratégico en el desarrollo regional. Concretamente, nuestra tarea es construir un Consenso Social Regional que identifique de manera muy clara y precisa lo siguiente: las necesidades sociales prioritarias que respondan al llamado de nuestra comunidad regional; los lineamientos y principales proyectos para satisfacer estas necesidades y, las responsabilidades y compromisos de cada uno de los actores regionales para que estas iniciativas se hagan realidad.

Frente a la dolorosa pero justa protesta ciudadana por la corrupción, abusos, cuoteos, colusión, etc., nuestro Consenso Social Regional debe fundarse en un compromiso robusto con los valores éticos que deben guiar el pensamiento y la acción de todos.

Educación, pensiones, salud, salarios, vivienda, adultos mayores, empleo, empresas pymes regionales y medio ambiente, son algunas prioridades sociales que la comunidad ha puesto sobre la mesa y que el Consenso Social Regional debe precisar y gestionar con velocidad y eficiencia.

Profesionalización, transparencia y eficiencia en la gestión pública; creación de valor compartido y compromiso con el empleo y empresas pymes regionales en la gestión de la gran industria; organización, participación, auditoría social y respeto a las normas de convivencia de parte de la sociedad civil, son algunos de los compromisos sólidos que se requieren de estos actores.

Transparencia, equidad, igualdad en el trato, reportabilidad, respeto, inclusión, son valores en que la realidad nos demuestra que estamos al debe y que cada uno de los actores regionales debe comprometerse a practicarlos en su día a día.

El sector público, gremios empresariales, universidades y organizaciones de la sociedad civil, transversalmente, deben consensuar esta agenda. Los contenidos de este Consenso Social Regional deberían integrarse a los contenidos de la Estrategia de Desarrollo, los Planes de Desarrollo Comunales, los programas de los candidatos a parlamentarios y, muy especialmente, a los programas de l@s futur@s candidat@s a gobernador (a) regional de Antofagasta.