Empresas y organismos públicos firman APL para mejorar condiciones productivas y ambientales de barrio industrial Pedro Aguirre Cerda

Instrumento dispone de un plazo de 24 meses para el cumplimiento voluntario de metas y acciones medibles. 

Una serie de instituciones públicas y empresas que operan en El Barrio Industrial Pedro Aguirre Cerda firmaron un Acuerdo de Producción Limpia (APL) para adoptar prácticas, técnicas y tecnologías que no impacten negativamente en su entorno socio ambiental. El trabajo se enmarca en un esfuerzo coordinado por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático (ASCC), el Gobierno Regional, la CMDS, y la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA), que a través de su Centro de Desarrollo Empresarial actúa como garante para lograr un entendimiento entre las partes.

Acuerdo

La propuesta de APL contempla un plazo de implementación de 24 meses, incluyendo una batería de acciones como parte de un conjunto de 4 metas generales: mejorar el conocimiento técnico en las materias propuestas; minimizar la generación de emisiones atmosféricas, gases y olores; mejorar la gestión de las aguas de procesos y sus contaminantes; e implementar acciones público-privadas para mejorar las condiciones del entorno y la comunicación con las comunidades. 

“Vemos con gran satisfacción este mecanismo, puesto que contribuye justamente a resolver los conflictos que se generan naturalmente entre la interacción de la industria con el entorno, y creemos que este instrumento va a permitir justamente viabilizar procesos que de otra manera serían imposibles”, señaló Marko Razmilic, presidente de la AIA.

Participantes

De esta forma, la AIA y la ASCC articulan el APL, con la participación de las empresas: Aguas Antofagasta, CCU, Econssa Chile, ENEX, Francisco Petricio, Komatsu, Petricio Industrial, Sembcorp, Solvay y Tecnologías Cobra. Por parte de los Servicios Públicos participan: Corporación Municipal de Desarrollo Social, SEREMI Salud, SEREMI Medio Ambiente, ONEMI, SISS y CONAF.

“Un APL conjuga una triada perfecta: una comunidad empoderada instalando los problemas que la aquejan, un sector público que toma el desafío de impulsar una política pública y empresas que están dispuestas a ir más allá de los estándares legales”, enfatizó el intendente regional, Marco Antonio Díaz.

Origen

Durante los años 2016 y 2017 se realizaron una serie de estudios que determinaron que el Liceo Industrial Eulogio Gordo estuvo expuesto a olores principalmente de soldadura y ácido sulfhídrico, con exposiciones no mayores a 0,3 ppm a este compuesto químico. En relación al dióxido de azufre puede asegurarse que existió exposición a este gas en particular, en concentraciones que explicarían síntomas de malestar sentidos por personal, estudiantes del colegio y la comunidad aledaña. No fue posible determinar la fuente de origen.

“Los últimos años hemos sido testigos de las graves situaciones medioambientales que ha vivido un sector puntual de nuestra ciudad, pero hoy de una manera muy positiva recibimos este acuerdo que va a permitir esclarecer e ir avanzando en lo que todos queremos, vivir en barrios sustentables y libres de contaminación”, valoró la alcaldesa Karen Rojo firmante del acuerdo. Similar opinión manifestó Sebastian Galleguillos presidente del Centro de Alumnos del Liceo Industrial, así como Rogelia Contreras, presidenta de la junta vecinos de la Población Los Pinares.

Antecedentes

Según un diagnóstico sectorial, elaborado por la ASCC, hasta enero de 2019 el 56% de las instalaciones de las empresas participantes no contaba con fuentes fijas de emisiones atmosféricas, mientras que sólo una de las diez organizaciones utilizaba energías renovables en alumbrado y calefacción solar. El 40% de las empresas fue fiscalizada por la SISS y SEREMI de Salud, llegando a 10 fiscalizaciones en un año por denuncia de olores en el Liceo Industrial, mientras que el sólo 30% de las compañías contaba con tecnologías implementadas para el control de olores.

“El gran desafío es poder ir aumentando los estándares ambientales de la Región de Antofagasta y particularmente del barrio industrial Pedro Aguirre Cerda porque la ciudad sigue creciendo y va alcanzando nuevos límites. Tenemos que hacer de la ciudad un entorno amigable y sustentable”, destacó Giovanni Calderón, director ejecutivo de la ASCC.