Nuevas autoridades

No cabe duda que las nuevas autoridades electas y por elegir en la segunda vuelta para Gobernador Regional, enfrentaran un escenario históricamente desafiante en lo político, económico y social. El respaldo obtenido en el ejercicio democrático electoral nos convoca a los distintos actores regionales y comunales a brindarles el máximo apoyo y respaldo para una gestión exitosa.

La Región de Antofagasta debe asumir este desafiante escenario bajo una óptica positiva y propositiva, todos los actores regionales, transversalmente, debemos escuchar y aprovechar esta voz ciudadana como una oportunidad para dar un salto estratégico en el desarrollo regional. Concretamente, nuestra tarea es ir construyendo consensos que identifiquen de manera muy clara y precisa lo siguiente: las necesidades sociales prioritarias que respondan al llamado de nuestra comunidad regional; los lineamientos y principales proyectos para satisfacer estas necesidades y, las responsabilidades y compromisos de cada uno de los actores regionales para que estas iniciativas se hagan realidad.  Frente a la justa demanda ciudadana por una mayor y mejor satisfacción de las necesidades sociales de la comunidad y, de poner fin a la corrupción, abusos, cuoteo, colusión, etc., nuestros consensos deben fundarse en un compromiso robusto con los valores éticos que deben guiar el pensamiento y la acción de todos.

Reactivación económica y social, educación, salud, pensiones, salarios, vivienda, adultos mayores, empleo, empresas pymes regionales, política territorial y medio ambiente, son algunas prioridades que la comunidad ha puesto sobre la mesa y que, bajo el liderazgo de las nuevas autoridades, entre todos debemos gestionar con velocidad y eficiencia.

Profesionalización, transparencia, participación y eficiencia en la gestión pública; inversión y creación de valor compartido y compromiso con el empleo y empresas pymes regionales en la gestión de la gran industria; organización, participación, auditoría social y respeto a las normas de convivencia de parte de la sociedad civil, son algunos de los compromisos sólidos que se requieren de estos actores.

Probidad, equidad, transparencia, igualdad en el trato, reportabilidad, respeto, inclusión, son valores en que la realidad nos demuestra que estamos al debe y que cada uno de los actores regionales debemos comprometernos a practicarlos en el día a día.

Las universidades, gremios empresariales, empresas, y organizaciones de la sociedad civil, transversalmente, debemos proactivamente juntarnos con las nuevas autoridades para compartir el aporte e importancia de cada uno en esta nueva etapa y, escuchándonos, ir construyendo los consensos para la nueva realidad que emerge en esta nueva etapa de desarrollo nacional, regional y comunal.

 

Columna para El Mercurio de Antofagasta, domingo 23 de mayo de 2021.-
Fernando Cortez Guerra, Gerente General, Asociación de Industriales de Antofagasta